Seguidores

domingo, 8 de febrero de 2009

LA TORMENTA ES UN TORMENTO?

He estado viendo el blog de Genin, en el que cuenta la gran tormenta que hubo hace unos días y que arrasó su ranchito, como él lo llama.
Dice que no tiene miedo a las tormentas, yo le admiro por ello, pues vive en pleno campo, y a mi me parece que tiene que dar mas sensación de soledad e impotencia cuando estas ante las fuerzas de la naturaleza en medio del campo y solo.
A mi si me dan miedo, sobre todo cuando hay truenos y relámpagos. Debe ser un pequeño trauma de cuando era niña.
Recuerdo que cuando había tormenta y comenzaba a oírse los primeros truenos, aunque fueran lejanos, mi madre nos cogía a los cuatro, mis dos hermanas y mi hermano y nos metíamos todos en la cama. Hasta que no pasaba la tormenta estaba prohibido tener ningún aparato eléctrico encendido, ni poner los pies en el suelo, ni coger tijeras ni cuchillos, así que que como no se podía hacer nada lo mejor era irse a la cama taparse con la sábana hasta la cabeza y esperar que pasase.
Como he dicho antes, me da miedo o mejor dicho respeto, pero no tanto como a mi madre. Yo nunca me he metido en la cama con mis hijos a esperar que pase la tormenta. Pero un poco de acongojo, si me entra, jajajaja.
De todas maneras por aquí no suele haber grandes tormentas, ni pequeñas, ahora que lo pienso.
¿Os habéis fijado que cuando hay una peli de miedo, para que de mas aún , aunque sea por la mañana de pronto anochece y empiezan a caer rayos y truenos por doquier?..por algo será.
Aunque ya sabéis lo que dicen..."Después de la tormenta viene la calma"...
¿Y a ti te asustan las tormentas?...

62 comentarios:

Miriam dijo...

Sábes? a mi no me dan miedo, pero si un poco de melancolía y a veces hasta una sensación de angustia. Si me preguntas por que,no sabría decirte, pero lo pensare.
besos

Genín dijo...

jajajajaja Las tormentas son preciosas, pero cuando te quedas sin linea de Internet, se cae la conexión telefónica, te sientes bastante impotente, menos mal que uno piensa, "Bueno, el coche está ahí, malo será que no arranque" jajaja
Besos y salud

Ilde bargen dijo...

Queridaaaaa me encantan, pero no la que he pasado con mi blog..... Nose si te deje el link :
http://ildebargen.blogspot.com ,Es el nuevo El angel, Duendes esta presente y es:
http://hildabreeryahoode.blogspot.com
Y en "El Agel sin alas", esta el nuevo " Sueños de una gata" Espero mis gatitos de nuevoooooo
Besotes.........Hilda Breer

Duncan de Gross dijo...

A mi las tormentas me traen nostalgias y melancolias varias, prefiero el veranito, pero lo que realmente me da miedo es el futuro, que no encuentro curroooo!!, besotazoooo!!

Natacha dijo...

Gatita, adoro las tormentas, jaja.
En la última, abrí las ventanas del salón y estuve allí mojándome... así me cogí un trancazo de mucho cuidado...
Me sobrecogen y fascinan, desde niña. No, no me asustan.
Un beso, gatita preciosa
Natacha.

Paqui dijo...

Querida Gata, a mi también me da mucho miedo las tormentas. Seguén iba leyendo lo que cuentas de cuando erais pequeños, eso mismo hacia mi madre con nosotras. Siempre he pensado que es un trauma porque si de pequeña te asustan, eso no se olvida. Hoy día, no me meto en la cama, pero cuando hay tormenta grande, cierro todo y apago todo, jeje.
Un besito

Bowman dijo...

Me vuelven loco (de emoción) las tormentas. Sobre todo en alta montaña.
Y eso que, si miras las estadísticas, que te parta un rayo es bastante más común de lo que uno se imagina.

Cada vez que subo a algún pico, voy pasando por alguno de los sitios donde sé que han muerto montañeros partidos por un rayo. Por un lado es una especie de homenaje a mis compañeros y por otro, me agarro a la dificultad estadística de que caigan dos rayos en el mismo sitio.

Son tan violentas y fascinantes las tormentas en alta montaña que me quedo como un tonto calándome y, a pesar de que llevo ropa técnica y preparada, algunas veces es tan fuerte que tendrías que verme luego en "gallumbos", montando guardia frente a la cuerda donde está colgada mi ropa y ¡mis billetes de euro! secándose al sol, ja, ja.
Por cierto, la última granizada allí arriba (fue por los montes de León) era tan fuerte que a mi hija le hizo moratones en las piernas, así que tuvo que agacharse en el suelo y yo a cuatro patas sobre ella para protegerla de las piedras como pelotas de golf!!!!
Mi mujer se quedó atrás parapetada contra una roca y con la mochila a modo de casco, pero yo tuve que echar a correr para socorrer a la niña que nos llevaba unos 200 metros de ventaja (vamos pa' viejos).

En otra ocasión, en Pirineos, recuerdo subir y bajar de una montaña en medio de un tormentazo para encontrar el camino a un refugio mientras mis chicas me esperaban arriba contra la pared de otro refugio (cerrado). Resbalaba, caía rodando, etc. Cuando encontré el camino subí a por ellas y bajamos empapados. El refugio de abajo estaba lleno pero nos hicieron un hueco mientras comentaban que habían visto a un imbécil suicida subiendo y bajando por los riscos en medio de la tormenta y que pensaban avisar a rescate cuando escampara porque dudaban de que sobreviviera. Cuando dijeron que llevaba una funda de mochila de reflectante amarillo me acordé y dije "¡Coño, me la he dejado fuera, en la entrada!" y salí a por ella, ja, ja, ja.

¿Cómo osas preguntar si me encantan las tormentas? je, je, je

Antonio dijo...

Mi gatita linda, me encantan las tormentas y lo mismo que a Bowman son las mejores, claro está que hay que ser prudentes, además que si estás a buen resguardo te quedas mirándo como tratando de grabar los momentos más importantes que se están sucediendo de la tormenta, para después recordar en casa mirándo por la ventana con una buena taza de café, F E L I Z.

Un besito Gatadeangora.

Fabiana dijo...

No me asustan, pero tampoco me agradan.
Lo que hago inmediatamente después del primer trueno que oigo es desenchufar todas las antenas de los televisores. Aquí es muy común que los rayos se filtren de esa manera y quemen los artefactos.
Saludos.

Maddi y Julia dijo...

A mi me inspiran:)
la cantidad de cosas que podrian estar pasando mientras las gotas caen :)


muy linda la imagen

te invito a mi blog:)
saludo


maddi

Azuquita dijo...

Mi gatita Alba dice que ella, desde que tiene un hogar calentito y mi cariño, no le tiene miedo a nada. Es así de sincera y agradecida con la vida.
Yo sí, temo aquello que no puedo controlar y puede controlarme a mi.
Como los sentimientos, que a veces son tormenta y muchas veces tormento.
Un abrazo felino.

Gatadeangora dijo...

Miriam, la lluvia me gusta.Será porque aqui nos hace mucha falta, por eso nunca llueve lo suficiente.
Lo que me da mieditis son los relámpagos y los truenos.
Besitos.

Gatadeangora dijo...

Genin,los rayos son muy bonitos ,pero vistos de lejos o en la tele, jajajaja.
Solo de imaginarme a mi sola allá en tu campito, rodeada de Naturaleza,cayendo rayos y centellas que quieres que te diga, no se , no se...Soy una gata miedosa.
Besotes

Gatadeangora dijo...

Hilda, sois todos muy valientes,parece que la única miedosa soy yo.
La próxima vez que haya una tormenta,prometo salir a la calle y aguantar el chaparrón, jajajaja.
Ahora si, como me parta un rayo, os vais a enterar, jajajaja.
Besos

Gatadeangora dijo...

Duncan, ahora corren malos tiempos para encontrar curro.Creo que deberias aprovechar para escribir un libro o tener un hijo o plantar un arbol, pero no se te ocurra ponerte debajo cuando haya tormenta, jajajaja.
Besitos

Gatadeangora dijo...

Natacha, ya me parecia a mi que tu no le tenias miedo a nada, no como yo que soy una canguelis, jajajaja.
Muchos besos

Gatadeangora dijo...

Paqui, menos mal que hay alguien que es tan cobardica con las tormentas como yo.Ya pensé en ir al blog de La terapia de Rafaela, y que me diera unas cuantas sesiones.
Parece que tu madre y la mia han estudiado en la misma escuela, jajajaja.
Besitos

Gatadeangora dijo...

Bowman, creo que tu lo que eres es un echao pá lante. Tú fiate mucho de las estadisticas que ya veras,yo por si,no me arriesgo porque es mas probable que me caiga un rayo a que me toque la loteria, y como la lote no me ha tocado nunca, el rayo puede que este al caer, jajajja.
Tu siempre sorprendiendonos a todos.
Besitos y cuidate.

Gatadeangora dijo...

Eso, eso Martin yo en casa con una taza de café calentita, jajajja,La aventura te la dejo para ti, es que ya estoy mayor.
Besos Martin.

Gatadeangora dijo...

Jajaja Fabiana eso hago yo tambien, por si acaso.
Voy a enlazar tu blog, con tu permiso
Besos

Gatadeangora dijo...

Maddi y Julia.La lluvia vista atraves de la ventana es relajante pero el aparato electrico ya es otra cosa, jajajaja.
Besos

Gatadeangora dijo...

Es verdad Azuquita, lo que no podemos controlar nos pone muy nerviosos.
Besos

SEISITO dijo...

Creo que me moriria de miedo, vivo en el norte de chile y aca ni siquiera llueve, y cuando caen unas pocas gotitas de agua quedamos todos damnificados jajaja.
cariñosos saludos chica peluda gatuna

Tork dijo...

Que va mi gatita, ¿que es eso de que soy un tanto mayor? osea que no irías a una excursión, imagínate con Bowman, Natacha, Genín, etc el que quiera ir, ¿cómo la pasaríamos? y nos tomamos el café en un campamento alrededor de una fogata, contándonos anécdotas, sería genial jajajaja.Seguro que se nos pasan todos los achaques jajajaja.

Un abrazo mi Gatadeangora.

feli dijo...

Depois da tempestade, venhe a bonança....

Bueno , tenemos uno y cada uno su tormenta ...me gusta tu entrada ,perdona por entrar si ser imitada .UH ojo seguire pasando mas vecs jejej


Besotes en la punta de a nariz.

carmen dijo...

Yo me moriria de miedo en una tormenta y mas en medio de un ranchito sin nadie alrededor.Huy... de pensarlo me dan escalofrios jejeje.

Un besito.

Airblue dijo...

Eeeeeeeeeh!!! yo me uno al clan, con Genin, Martín, Natacha, etc,etc. Bowman nos llevaría en la avioneta al pico más alto, allá donde retumba el trueno más fuerte y las gotas de agua son como el volante del coche de Genin.

¿Cómo es posible que te asuste un fenómeno tan fantástico?... Ya sé. ya sé , el miedo es libre, pero no me negarás que la luz de un relámpago es preciosa... por tu tierra desde luego son de aúpa, más de una he pasado en pleno mes de agosto, pero aunque imponen, no me asustan.

Un beso guapa.

JiMmY kArMaShItUu dijo...

exelente post... muy muy bueno :)

okaza carlita dijo...

A mi me dan miedo, la verdá, cuando tenía 16, trabajando en un centro de cómputo, cayó una terrible tormenta eléctrica y recibí una descarga de una impresora.
Casi me muero, estuve con el brazo en terapia por 2 meses.
Así que amor no les tengo...

besos gata

Gatadeangora dijo...

Seisito, veo que tu eres de las mias, vamos de las cagonchis con las tormentas, jajajaja.
Besitos

Gatadeangora dijo...

Martin pues si me lo pones así, vaya que si voy,¡¡al fin del mundo si hace falta!!Con esa compañia que me dices y tu claro, seguro que no tengo miedo a nada...¡¡vamos que soy la primera en escalar la montaña y ponerme debajo de la tormenta!!.
¿Cuando vamos?...
Besitos.
PD, me gusta cuando entras como Tork, no sé, me trae recuerdos de cuando nos conocimos.
Besitos Martin

V dijo...

A mí me cargan las pilas, me transmiten mogollón de energía. Es una sensación muy extraña, pero estupenda. ¡Me encanta!

Besitos soleados (para que no te den miedo ;) )

Gatadeangora dijo...

Feli, gracias por entrar en el blog,siempre eres bienvenida, y no necesitas ninguna invitación, pues me siento muy honrada de que vengas.
Besos

Luna Azul dijo...

Huyyy si que me dan miedo. Alguna me ha pillado en la alta montaña y otras dos en pleno verano, de camping en la playa y no veas como acongojan. jejeje
Un besote gatita

Gatadeangora dijo...

Carmen, has pensado lo mimo que yo,¿será que somos unas cobardicas? jajajajaja..
Lo que deberiamos hacer es la próxima vez que haya tormenta salir a la calle y disfrutarla, a ver si se nos quita el miedo...o nos entra mas jajajaja.
Besitos

Gatadeangora dijo...

Hola JiMm, gracias por pasarte por aqui.Ahora ire a tu blog para conocerte.
Besos

Gatadeangora dijo...

Air,¡¡que valiente eres hija!!Y yo aqui metida en la cama y tapada hasta arriba, jajajaja.
Pero ya le he dicho a Martin que si es con vosotros voy hasta donde haga falta y sin paraguas ,jajajajaja.
Besos linda

Gatadeangora dijo...

Okaza no me extraña que las temas,pues si tuviste esa mala experiencia, es normal. Yo no he tenido ninguna mala experiencia ,solo que mi madre me metio su miedo por las tormentas, sobre todo por los relámpagos,y aun no se me ha quitado. Tendré que hacer terapia de choque y enfrentarme a ellas.
Besitos

Gatadeangora dijo...

V,a ver si vas a funcionar con corriente, por eso te carga las pilas?, jajajaja. Es broma.Te admiro por no tener ningún miedo si no al contrario por sentirte bien con ellas.
Besitos mi niña

Gatadeangora dijo...

Luna Azul,las tormentas en el campo tiene que ser tremendas.Aqui a veces las ha habido sin lluvia solo truenos y relámpagos. Es que por aqui menos llover hace de todo.
Besitos

MARÍA dijo...

!!Hola me presento!! soy María, nueva en el mundo del blog, llego desde el blog de Buscando una salida.
Me dejó un comentario en mi blog, y de ahí voy mirando los blogs, entré en el tuyo y me gusto, me he permitido agregarte a los blogs que sigo,un abrazo,María.
PD. Por cierto, a mí las tormentas no me dan miedo,eso sí siempre que esté dentro de casa.

SHE dijo...

Pues a mi me ha llovido d todo y en todo sitio, y debo ser maso pero me gustan! y tienes razòn , no sè si por despoblado, pero en el campo y en el bosque son de miedo! pero hermosas, yo siempre he dicho que es màs fàcil que te mate el cigarro que una tormenta y prefiero la segunda jooooo.

Gatita vengo con un vaso de leche pa tì y mi cariño

besitos

Paco Bailac dijo...

Las tormentas pueden leerse como una prueba a nuestra capacidad. Con el miedo mostramos la limitación.

pacobailacoach.blogspot.com

Gatadeangora dijo...

Maria, gracias por tu visita. Ya te dejé un comentario en tu blog.
Besos

Gatadeangora dijo...

She, pues como no fumo, espero que me toque la loteria y no me parta ningún rayo jajajajaj.
Besos

Gatadeangora dijo...

Paco, tienes razón a veces nuestros miedos asoman con las cosas mas inesperadads.
Besos

La Gata Coqueta dijo...

Miedo no, pero reconozco que es fuerte, no obstante lo primero es apagara la tele y no usar las tigeras ni ningún articulo de metal.

Cuando salia con las amigas y empezaban los truenos había que irse para casa y todas y yo no lo entendía de verdad, con meterse en un café hasta que pasase la tormenta suficiente, pero bueno cada uno es cada uno.

Un cálido abrazo con todo mi afecto.

toñi dijo...

A mi me gustan si no son demasiado fuertes y te coge en casita bien tapadita y abrigadita y junto a la persona que quieres jajaja. asi síii!. Pero cuando son tan destructivas no.
UN BESO

Caperucita dijo...

Normalmente no le tengo miedo a las tormentas, salvo en alguna rara excepción, por pillarme fuera de casa y ser de magnitudes enormes.
Un saludo gatita.

Wilhemina Queen dijo...

Pues sí, me ha pasado de estar en pleno campo, a caballo, sin un alma y estar en una tormenta, con rayos y truenos incluidos; también me toco en la playa y definitivamente: prefiero la tormenta en tierra firme.

Uno se siente pequeño ante el poder de la naturaleza.

LLegi aquí desde el blog de María recuerda su vida.

Christian dijo...

La amistad es como un tesoro
vale mucho
La amistad es como el dinero
si no lo cuidas se va
La amistad no tiene precio
no se vende
La amistad es como el placer
no se ve pero se siente
La amistad es como la puesta del sol
vez en donde comienza
pero nunca veras el final
La amistad es como un libro
nunca terminas de entenderlo
La amistad es como el agua
pura y transparente.


LA AMISTAD ES COMO... LA QUE TENEMOS TU Y YO.
GRACIAS POR ACOMPAÑARME CHRISTIAN.

Maru dijo...

Yo no he vivido nunca una tormenta como las que han vivido ustedes.

Pero me impresionó el avión de Bilbao que no podía aterrizar por el viento... creo que moriría de susto.

que les sea leve.

besos

Gatadeangora dijo...

Gatita, pues si que eran extremistas tus amigas jajajaja.
Te deseo que pases un feliz fin de semana.
Besitos

Gatadeangora dijo...

Jajajaja Toñi a mi asi tambien me gustan.
Gracias por tu visita.
Besos

Gatadeangora dijo...

Caperucita esas son las que a mi me dan agobio, las gordas, gordas.
Besitos

Gatadeangora dijo...

Wilhemina, gracias por tu visita.
En el campo y a solas debe de ser un poco angustioso que te pille una tormenta de las grande.
Ahora iré a visitarte.
Besos

Gatadeangora dijo...

Gracias Christiam eres un sol, siempre haciendo cositas lindas.
Gracias amigo.
Besitos

Gatadeangora dijo...

Maru, tienes razón si la tormenta te pilla en un avión debe de ser la cosa muy seria. Yo tambien temblaria.
Besos

Paqui dijo...

Querida Gata, gracias por tu comentario. Sigo esperando que me llamen para la rehabilitación y mientras con el dolor de brazo que casi no puedo hacer nada, me cuesta mucho escribir y hacer cosas pero no puedo estar parada, mis nervios no me dejan, jeje.
Un besito y espero hayas pasado un feliz dia de los enamorados.

Aguabella dijo...

GATITA

Pues si, tengo algo de miedo a las tormentas y lo primero que hago es llamar por teléfono a mis hijas para que no salgan a la calle te imaginas?
Luego reviso que todas las ventanas estén bien cerradas y con el temor pero sin saber el motivo me asomo por un rinconcito de la ventana para ver la tormenta, mi abuela como tu madre se metía en la cama y se tapaba hasta la cabeza, ya sabes el miedo es libre y a cada uno le llama de una forma distinta.
Pero aún con temor las tormentas me gustan un poquito seré rara?
Creo que si...soy muy rara jajaja

Un beso guapa

Caballero ZP dijo...

Las tormentas son bonitas, para escucharlas bien calentito en la cama, eso sí, sabiendo que después no tienes que levantarte a trabajar.
Saludos

LA TIGRITA dijo...

Me gustan las tormentas, solo un poco, pero cuando se hacen más intensas y duran un largo rato me entra el pánico jajajaja.

Te dejo de regalo este poema tormentoso gatita:

Un perro ladra en la tormenta
y su aullido me alcanza entre relámpagos
y al son de los postigos en la lluvia

yo sé lo que convoca noche adentro
esa clamante voz en la casona
tal vez deshabitada

dice sumariamente el desconcierto
la soledad sin vueltas
un miedo irracional que no se aviene
a enmudecer en paz

y tanto lo comprendo
a oscuras / sin mi sombra
incrustado en mi pánico
pobre anfitrión sin huéspedes

que me pongo a ladrar en la tormenta.

Mario Benedetti